Fernando Lugo, destituido como presidente de Paraguay el pasado viernes, consideró hoy "muy difícil" que pueda volver al poder, pero igualmente anunció que a partir de la semana que viene recorrerá el país para explicar lo que "realmente" pasó.

"Veo muy difícil que ocurra (volver a la Presidencia) porque ya hubo un acuerdo entre los sectores de poder, sin embargo, nada es imposible, sigue manteniéndose la resistencia y este martes continúan las manifestaciones en diferentes departamentos en el país", señaló en una entrevista exclusiva con el canal Telesur.

Lugo, que llegó a la Presidencia en 2008 y debía terminar su mandato en 2013, fue destituido por el Senado este viernes por mal desempeño de sus funciones, un procedimiento contemplado en la Constitución de su país pero realizado de una manera que ha despertado dudas y preocupación, además de calificativos de golpe.

En la entrevista, Lugo calificó de "viernes negro" lo sucedido y dijo que el Gobierno de Federico Franco, que era su vicepresidente y ese mismo día asumió la Presidencia, es un gobierno "ilegítimo" por mucho "ropaje legal" y "herramienta constitucional" del que se revista.

El exobispo católico indicó que aceptó el juicio político del Senado -"con todas las consecuencias", dijo el jueves y al día siguiente acató el fallo- "para evitar la violencia y la sangre".

Tras considerar que sería un "error muy grande frenar los procesos pacíficos de resistencia", a los que llamó a "crecer", Lugo anunció a Telesur que a partir de la semana que viene recorrerá "toda la geografía nacional para explicar pormenorizadamente lo que pasó ese viernes".

A juicio del mandatario destituido el pasado viernes, "los partidos políticos paraguayos quisieron cortar las alas a un proceso que tenía que continuar en 2013, basado en las políticas públicas y sociales que se habían emprendido para beneficiar a los ciudadanos".

Para Lugo, que afirmó que la ciudadanía se está organizando y no solo en Asunción para resistir el "golpe de estado", "solamente una democracia participativa y protagónica es la que puede garantizar la continuidad de un proceso democrático en el país".

El presidente destituido, que perdió el apoyo de su principal sustento político, el Partido Liberal Radical Auténtico, lo que posibilitó su juicio político, agradeció el apoyo internacional recibido.