Los patrocinadores de la selección francesa de fútbol se ahorrarán 750.000 euros por la mala imagen de los "bleus" durante la Eurocopa, en función de un sistema que tiene en cuenta la popularidad en Francia del equipo galo, muy criticado por su actuación tanto dentro como fuera del campo.

Esas suma, que adelantó hoy el diario "L'Équipe", responde a un sistema de remuneración variable que se aplica a una parte del dinero que pagan los patrocinadores por los contratos suscritos por la Federación Francesa de Fútbol (FFF).

Así, esa cantidad depende de un sondeo mensual elaborado por una firma independiente en el que los "bleus" deben obtener al menos una nota de popularidad del 6,5 sobre 10.

Por ahora, la nota de la selección es del 5,5, a la espera de que se realice un nuevo sondeo que incluirá el sentimiento de los ciudadanos franceses tras la eliminación la selección gala ante España en cuartos de final de la Eurocopa y después de que parte de sus jugadores terminasen enfrentados entre ellos o con la prensa.

La idea de aplicar una cláusula de imagen a los contratos de patrocinio surgió después del Mundial de Sudáfrica, en el que los patrocinadores dejaron de pagar 2 millones de euros a la Federación por el criticado comportamiento de los "bleus".

Allí, en la concentración francesa, los internacionales franceses que protagonizaron una serie de enfrentamientos y un motín que se saldaron con la eliminación del equipo en la fase de grupos, la destitución del anterior entrenador, Raymond Domenech y sanciones disciplinarias a cinco jugadores.

A partir de entonces se decidió someter la mitad de los contratos de patrocinio a una cláusula de popularidad, de forma que los patrocinadores pagasen menos si el comportamiento de los "bleus" no fuera el deseado.

En paralelo, la Federación debe decidir sobre la continuidad del seleccionador, Laurent Blanc, y sobre una eventual sanción al centrocampista del Manchester City Sami Nasri, principal foco de tensión extradeportiva durante la Eurocopa.