El dueto musical español Andy y Lucas cantó hoy un himno para promover la paz en la sede de Naciones Unidas como padrinos de la Fundación Escuela Cultura de Paz, asociación que trasladó el mensaje de que la educación de la juventud es la clave para acabar con la violencia en el mundo.

"Una canción no puede romper un tanque, pero sí el alma del soldado que lo conduce", aseguró a Efe el cantante Lucas González, en referencia al poder de la música para expandir la paz en el mundo, el objetivo por el que la fundación española Escuela Cultura de Paz trabaja desde hace una década.

Desde esta organización, en la que están involucrados más de 2.000 profesores y 22.000 jóvenes, 50 de los cuales estuvieron hoy presentes en la ONU, quisieron hacer partícipe a este organismo internacional de las conclusiones que han extraído en el curso de su labor de fomento de la paz.

Los gaditanos Andrés Morales y Lucas González, más conocidos como Andy y Lucas, ejercieron como padrinos cantando un himno que compusieron expresamente para la ocasión, convirtiéndose en los primeros artistas españoles que actúan en el marco de la ONU, por lo que se calificaron de "privilegiados".

"Tratamos de llevar el sentimiento de la solidaridad a todos los países y lugares que visitamos, y no somos solidarios sólo en Navidad para salir en la foto, sino todo el año", apostilló González, quien añadió que estaría "encantado" de que la ONU los nombrara embajadores, como acostumbra a hacer con otros artistas.

Por su parte, Morales señaló a Efe que "con los distintos tipos de música se puede llegar al corazón de la gente y transmitirles el mensaje de cada uno de nuestros temas, como el de este himno, que va sobre la cultura y la paz".

Sobre esta canción, González dijo que "tiene un estribillo pegadizo y una letra que no se sale ni un renglón de lo que es la solidaridad y a través de Escuela Cultura de Paz -que apuesta especialmente por la música y el deporte para hacerse oír- puede dejar huella".

Asimismo, el artista apuntó que "el pilar básico del ser humano es el respeto", y aconsejó a los jóvenes que "intenten ser cada día mejores personas, porque con esa filosofía de vida se pueden lograr muchas metas".

Por ejemplo, la paz mundial, sobre la que aseguró que "se puede conseguir si las personas se ayudan mutuamente y se quita la guerra y el hambre", y remarcó que la música sirve para "inculcar una sensibilidad, que es necesario transmitir a los líderes políticos para que se conciencien".

Por su parte, la presidenta de la Fundación Escuela Cultura de Paz, Trinidad Lorenzo, dijo que lo más importante para la consecución de estos objetivos consiste en "implicar a los jóvenes, porque ellos son el presente y el futuro, a través de la educación".

Además, el embajador permanente de España ante la ONU, Fernando Arias, señaló que "la paz contribuye al desarrollo económico y humano y a la libertad, y sin ella, iremos abocados a la catástrofe".

La Asamblea General de la ONU declaró al periodo comprendido entre 2001 y 2011 como la Década Internacional de la Cultura de la Paz y la No Violencia para los Niños del Mundo.