La prima de riesgo española inició hoy el día en 512 puntos básicos, cinco menos que el lunes, pese a la rebaja anunciada por la agencia Moody's sobre la calificación de 28 bancos, tras la petición de ayuda para el sector hecha formalmente por el Gobierno de España.

El riesgo país, que se mide con la diferencia entre el interés que tiene que ofrecer el bono español a diez años para que los inversores lo prefieran al alemán, vivió ayer una nueva jornada turbulenta en la que escaló 38 puntos y cerró en 517, por las dudas que suscita la cumbre europea de esta semana.

De esta forma, el bono español a diez años comenzaba la jornada con un rendimiento del 6,61 por ciento, frente al 6,64 por ciento con que terminó, poco antes de que Moody's rebajara de uno a cuatro escalones la calificación de 28 bancos españoles por considerar debilitada la solvencia del Gobierno.