La ONU ha decidido seguir adelante con la suspensión de las operaciones de los observadores en Siria ante la continuación de la violencia en el país árabe, dijo hoy al Consejo de Seguridad el subsecretario general para Operaciones de Paz de Naciones Unidas, Hervé Ladsous.

El jefe de los "cascos azules" aseguró que las condiciones sobre el terreno son todavía "demasiado peligrosas" para los militares desarmados que integran la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS), indicaron a Efe fuentes diplomáticas del Consejo, reunido a puerta cerrada para analizar la situación en Siria.