La mayor fábrica lusa de automóviles, AutoEuropa, de Volkswagen, decidió interrumpir este miércoles la producción para que los trabajadores puedan ver el partido entre Portugal y España de las semifinales de la Eurocopa.

Según informó hoy la Comisión de Trabajadores, la jefatura de la empresa aceptó cambiar los horarios y volver a poner en marcha la fábrica después del final del partido.

Los trabajadores cambiarán algunos de los horarios de la cena y los harán coincidir con el del partido para que ningún turno de la tarde se pierda la retransmisión del partido.

Diez minutos después del encuentro, gane o pierda Portugal, los empleados continuarán su jornada laboral hasta las doce de la noche, como estaba previsto.

La planta, situada en Palmela, 30 kilómetros al sur de Lisboa produce actualmente 625 coches al día, el máximo posible en dos turnos.

En ella trabajan cerca de 3.000 personas y tiene una capacidad instalada máxima de unos 200.000 vehículos por año, según datos de la compañía.