La Comisión Europa (CE) ha autorizado el desembolso de 2.300 millones de euros para el rescate de Irlanda tras la sexta revisión del programa de asistencia financiera de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), informó hoy el Ejecutivo comunitario.

A este importe se sumarán 500 millones de euros procedentes de un préstamo bilateral del Reino Unido y 1.400 millones de euros del FMI.

La nueva aportación de la UE eleva la financiación desembolsada a Irlanda desde el inicio del programa en 2010 a 34.900 millones de euros, lo que representa el 82 % del monto total prometido por parte del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (EFSM en sus siglas en inglés) de la Unión y del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) de la eurozona.

En total, el rescate de Irlanda supone una ayuda de 85.000 millones de euros proporcionados entre la UE y el FMI.

En paralelo, la Comisión ha publicado hoy el informe de la sexta revisión del rescate de Irlanda que tuvo lugar del 17 al 26 de abril en Dublín.

En es documento, que se presentó en su momento en Irlanda, la troika -la CE, el FMI y el Banco Central Europeo (BCE)- indican que el Gobierno irlandés afronta "considerables retos" durante este año para alcanzar los objetivos presupuestarios, pero cumple con las condiciones marcadas en su rescate económico.

Irlanda cumplió con "holgura" con todas las metas fijadas para 2011 y el "proceso de consolidación" para este año, a juzgar por los resultados del primer trimestre, avanza en la buena dirección.

"Las autoridades también continúan progresando para devolver la salud al sector financiero irlandés. La confianza de los mercados en la política de Irlanda ha mejorado, lo que ha contribuido a estabilizar los bonos irlandeses, que, no obstante, siguen altos", señaló la troika.

Los inspectores destacaron que el Ejecutivo logró fijar el déficit público en el 9,4 % del Producto Interior Bruto (PIB) durante 2011, por debajo del límite del 10,6 % marcado en el programa de ayuda.

Para 2012, la troika prevé que el déficit público no superará el techo del 8,6 % del PIB, a pesar de que esa cifra fue fijada por la UE y el FMI en un contexto de crecimiento económico del 1,3 %, que ahora ha sido revisado a la baja hasta el 0,5 %.

"Quedan retos importantes pendientes, pues el crecimiento económico de Irlanda será modesto en 2012. Los beneficios que genera la continua competitividad están limitados por la baja actividad comercial con sus socios", advirtieron los inspectores internacionales.

La troika también recuerda que la "demanda interna continúa cayendo" y que el sector bancario nacional "afronta condiciones difíciles para acceder a fondos en los mercados".