El Gobierno italiano aprobó hoy una nueva ayuda pública para el banco Monte dei Paschi di Siena (MPS) de hasta 2.000 millones de euros, para que cumpla con el 9 % de capital de máxima calidad exigido por las autoridades comunitarias.

Mediante un comunicado, el Ejecutivo que preside Mario Monti informa de la disposición de tal cantidad máxima, aprobada este martes en Consejo de Ministros, a través de la suscripción de bonos, que se sumarían a los 1.900 millones de euros que MPS adeuda aún al Estado de una emisión de títulos acometida en 2009.

"El Banco de Italia ha considerado oportuno, teniendo en cuenta las incertidumbres sobre el éxito de las acciones en curso de realización, que el instrumento legislativo contemple una cantidad máxima de 2.000 millones de euros. El importe final necesario del instrumento lo establecerá el banco en la cercanía de esta emisión", reza la nota.

"Con la nueva suscripción, serán contextualmente sustituidos los 'Tremonti Bond' (los bonos anteriores que llevaban el apellido del exministro de Economía) emitidos por MPS en 2009 por un monto de 1.900 millones de euros. El importe total de los instrumentos financieros suscritos por el Gobierno podrá, por tanto, ser igual a un máximo de 3.900 millones de euros", prosigue.

El Gobierno explica que en un principio se había cuantificado en unos 3.300 millones de euros la cantidad que MPS, una de las cinco entidades italianas que se han venido sometiendo con éxito a las pruebas de solvencia de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), necesitaría para lograr el 9 % de capital de máxima calidad antes de que termine este mes.

Pero el Banco de Italia ha comunicado que, en virtud a los últimos desarrollos de sus cuentas y las acciones realizadas por MPS, la necesidad patrimonial que necesita cubrir el banco para alcanzar esa exigencia de la Unión Europea (UE), incluido el colchón por el riesgo soberano, quedaría en una horquilla entre los 1.300 y los 1.700 millones de euros.

La intervención del Gobierno de Monti llega, según explica en la nota, "como respuesta a la imposibilidad, comunicada por MPS y de la que Banco de Italia ha tomado nota, de recurrir para una parte de la cantidad exigida a soluciones privadas, a causa de las actuales condiciones de mercado altamente volátiles".

El Ejecutivo italiano recuerda que esta intervención queda ahora sujeta a la aprobación por parte de la Comisión Europea (CE) sobre la compatibilidad de la misma con la normativa de la UE y a la presentación de "un plan de reestructuración" por parte de MPS, tercer banco de Italia y cuya fundación se remonta a 1472.