Las autoridades ecuatorianas informaron hoy que encontraron un semisumergible en construcción en el Golfo de Guayaquil capaz de transportar entre 10 y 15 toneladas de droga.

Según la Fuerza Naval, el aparato "guarda relación" con otro submarino detectado en enero, cuya tripulación lo hundió para evitar su captura.

El nuevo aparato, que tiene unos 15 metros de largo y 4 metros de ancho, estaba listo en un 70 %.

Consta de cuatro compartimentos, uno en la proa para el lastre, una bodega intermedia de grandes dimensiones, un espacio para las máquinas y el último para el combustible.

"El artefacto se encontraba ubicado en un sector estratégico del Golfo, que le permitía, una vez finalizado, salir fácilmente a mar abierto sin ser detectado", indicó la Fuerza Naval en un comunicado.

Se encontraba oculto entre la densa vegetación y embadurnado con lodo para evitar su localización por vía aérea y marítima, explicó la entidad.

Fue hallado en un islote ubicado entre las islas Verde e islas Escalante en un operativo realizado al filo de la medianoche del lunes por la Fuerza Naval, el Comando de Guardacostas, la Capitanía del Puerto de Guayaquil y el Cuerpo de Infantería de Marina.

En julio de 2010 la Policía Antinarcóticos de Ecuador se incautó de otro submarino en la provincia costera de Esmeraldas, fronteriza con Colombia, con capacidad para llevar hasta 14 toneladas de droga y cinco o seis tripulantes, así como autonomía para llegar a México.

En mayo de ese año también encontró otro submarino de quince metros de largo y dos de ancho en una empresa de cultivo de camarones de la provincia de El Oro, en el sur del país.