La población de los asentamientos precarios que se convirtieron en símbolo de la devastación provocada por el terremoto de 2010 cayó por debajo de 400.000 por primera vez desde el desastre, según el informe de una entidad de socorro difundido el martes.

La Organización Internacional de la Migración dijo que la cifra de habitantes de los campamentos bajó a 390.276 personas.

Seis meses después del terremoto de enero de 2010, había 1,5 millones de personas en los campamentos. La nueva cifra representa una baja del 7% con respecto a abril.

La reducción se debe a una combinación de desalojos forzosos, partidas voluntarias y subsidios para rentar, pero no está claro dónde se encuentra la mayoría de la gente que partió y si su vivienda ha mejorado con respecto a los campamentos.

El gobierno, con apoyo de la OIM, otorgó subsidios para renta de 500 dólares durante un año, pero éstos beneficiaron apenas al 5% de la población de los campos.

"En cuanto al resto, no sabemos", dijo el vocero de la OIM, Leonard Doyle. "Sabemos que mucha gente se ha instalado en carpas en las laderas de las montañas".

Antes del terremoto, mucha gente en Puerto Príncipe levantaba casuchas precarias en las laderas debido a la falta de vivienda accesible.

El problema sigue estando candente. El lunes, un millar de personas se manifestaron ruidosamente contra el anuncio de un plan de reforestación de las colinas que obligaría al desalojo de las chozas.

La OIM dio a conocer las cifras tras una visita de su director general, William Lacy Swing, ex embajador estadounidense en Haití.