Las fuerzas militares de Siria se mantienen leales a pesar de recientes deserciones de militares de alto rango, dijeron el martes Funcionarios estadounidenses de espionaje, mientras que la oposición sigue fragmentada e incapaz de atacar como una fuerza unificada, indicios de que se avizora prolongado conflicto.

El régimen sirio está sustentando la lealtad de las tropas al seguir pagando su salario a pesar de que se está agotando la comida y combustible en el resto del país, según funcionarios estadounidenses de espionaje que dieron a reporteros un breve informe sobre el conflicto sirio. Los funcionarios pidieron no ser identificados por nombre a cambio de proporcionar esa información delicada.

Algunos oficiales militares de alto rango han desertado en días recientes — incluido al menos un general — de entre miles de soldados que han abandonado las filas; pero ninguno de ellos es considerado un miembro crucial de las fuerzas armadas o clave para la sobrevivencia del régimen, indicaron los funcionarios.

Existe más gente enojada con el régimen, pero también un grupo que lucha más fuerte por su sobrevivencia, dejando a los rebeldes y al régimen sirio encerrados en una "batalla oscilante" incapaz de definir un ganador, lo que prepara el terreno para un combate prolongado que podría convertirse lentamente en una guerra civil, dijeron los funcionarios.

Los funcionarios bosquejaron los peores escenarios, como que el asediado régimen de Bashar Assad gobierne con algunos leales cruciales, o que Assad sea asesinado o exiliado por sus propias fuerzas armadas, dejando al país y a su masiva provisión de armas sin un gobierno claro.

El conflicto sirio se ha prolongado por 15 meses como parte de la revolución que vive el mundo árabe. Activistas sirios dicen que han muerto más de 14.000 personas desde marzo de 2011.