Muchos inversionistas extranjeros han llegado a la conclusión de que comprar propiedades en Estados Unidos resulta muy atractivo.

Según un informe reciente de la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Estados Unidos (NAR, por su sigla en inglés) los inversionistas internacionales están en auge en el sector inmobiliario de Estados Unidos.

Las ventas de propiedades a inversionistas internacionales llegaron a 82.500 millones de dólares en los doce meses terminados en marzo de este año, lo que representó un aumento de 25% frente al mismo período del año anterior, según el informe de la NAR.

Esto confirma una tendencia que ya se experimentaba desde 2010 cuando la NAR empezó a hacer la medición. En 2011 el valor en dólares de las ventas de propiedades en Estados Unidos había aumentado un 24%.

Pero el mercado de Estados Unidos tiene un problema que requiere un mayor análisis por parte de los inversionistas: el exceso de oferta por el elevado número de propiedades embargadas o en foreclosure.

Según los últimos datos de RealtyTrac, firma especializada en el análisis de los embargos hipotecarios en Estados Unidos, hasta mayo de 2012 el número de propiedades en ejecución o controladas por los bancos llegó a 1,3 millones, lo que equivale a 17 meses de oferta de propiedades al ritmo actual de ventas del país. Este nivel es aún muy alto porque lo normal debería ser solo el equivalente a seis meses de oferta.

Esto hace que un inversionista deba analizar con mucho cuidado las condiciones de su inversión. Por ejemplo, antes de comprar es importante saber el número de propiedades embargadas (en foreclosure) de la zona (esto se puede ver en este sitio de Internet: www.realtytrac.com/trendcenter).

Entre mayor el número de embargos, menor será la expectativa de valorización de la inversión por el simple hecho de que hay un exceso de oferta. En otras palabras, quien compre hoy en Estados Unidos todavía enfrenta el riesgo de que esa propiedad no se valorice o hasta disminuya aun más de precio porque la crisis aún no ha terminado Además, las propiedades embargadas se venden en el mercado a precios que pueden tener entre un 20% y un 30% de descuento frente al resto del mercado, según análisis recientes de RealtyTrac.

En síntesis, el mercado de Estados Unidos sí está lleno de oportunidades pero el inversionista tiene que buscar la información correcta sobre los precios en el área que compra porque el mercado está inundado de propiedades.

¿Y cuál puede ser el negocio de un inversionista? De acuerdo con Terri Bersach, gerente de la oficina de Weston (Florida) de la firma inmobiliaria Coldwell Banker, un inversionista puede aspirar a una rentabilidad de entre 7% y 10% anual si por ejemplo, compra propiedades para rentar.

Un ejemplo de esto sería comprar un apartamento de 60.000 dólares que se pueda arrendar en 900 dólares al mes. La ganancia neta de esta inversión sería de unos 500 dólares mensuales después de pagar costos, o 6.000 dólares al año, que equivalen a un rendimiento del 10% anual sobre la inversión.