Un grupo internacional de economistas recomendó que Estados Unidos adopte políticas fiscales que obliguen a pagar más a los ciudadanos más acaudalados para mejorar la economía.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico es partidaria de eliminar las exenciones fiscales para las personas de mayores ingresos en la deducción de los intereses hipotecarios y seguros de salud. Propuso además reducir las exenciones fiscales que reciben las corporaciones cuando toman dinero para invertir.

Parte de las ideas propuestas por el grupo en su último sondeo han sido defendidas por el presidente Barack Obama. El grupo con sede en París respaldó además la política de capacitación laboral en el presupuesto de la Casa Blanca del 2013 y la modificación de las leyes hipotecarias.

La OCDE propulsa políticas económicas a largo plazo, pero es difícil que sus recomendaciones convenzan a los republicanos en el Congreso, contrarios a las propuestas de Obama.

El grupo está formado por 34 de las economías más industrializadas del mundo. Comenzó en 1948 en Europa para organizar el Plan Marshall tras la Segunda Guerra Mundial. En 1961, fue ampliado para incluir países de todo el mundo. El objetivo de la organización es promover las prácticas económicas que fomentan el crecimiento.

Dos veces al año, el grupo publica una guía de crecimiento global. La de mayo advirtió que la eurozona podría contraerse un 2% este año a no ser que sean tomadas mayores medidas contra la crisis de la deuda soberana.

La OCDE pronosticó que la economía estadounidense crecerá un 2,4% este año y un 2,6% el próximo. Aunque se trata solamente de un crecimiento muy moderado, será una mejora frente al 1,7% del año pasado.

En el informe del martes, los economistas del grupo hicieron varias recomendaciones para mejorar el crecimiento económico de Estados Unidos y el desequilibrio salarial, así como el desempleo a largo plazo.

Entre ellos:

— Interés en que la política de la Reserva Federal siga respaldando el crecimiento económico.

— El Congreso y el gobierno de Obama deberían llegar a un acuerdo que evite el aumento de los impuestos e imponga restricciones generalizadas del gasto público. Ambas deberán entrar en vigencia a fines de año si no se logra un acuerdo.

— Varios programas propuestos por el gobierno en su petición presupuestaria de febrero para tratar el desempleo "deberían ser aprobados sin retraso".