El Senado de Estados Unidos alcanzó hoy un acuerdo para congelar las tasas de los préstamos estudiantiles por un año más, a falta de apenas cuatro días para la fecha límite, a pesar de que aún no han decidido los mecanismos para su financiación.

Tanto republicanos como demócratas están de acuerdo en mantener las tasas de los préstamos, pero difieren en la financiación.

"Básicamente, hemos acordado el tema de los préstamos estudiantiles. La siguiente pregunta es, ¿qué vamos a hacer para asegurarnos de que podemos completarla?", dijo el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid.

El líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, afirmó que la aprobación definitiva de la legislación, que impediría que las tasas de los préstamos federales Stafford se duplicaran al 6,8 %, depende ahora de la Cámara de Representantes, de mayoría republicana.

El presidente de esa cámara, John Boehner, explicó que ha estado al tanto de las negociaciones, pero no ha participado en ellas.

Sin embargo, la afirmación de McConnell sobre la acogida favorable del acuerdo por la Cámara de Representantes parece indicar que los republicanos están dispuestos a firmar en ambas cámaras del Capitolio.

"Nos alegramos de que el Senado haya llegado a un acuerdo para mantener las tasas bajas y continuar ofreciendo a los estudiantes que trabajan duro una oportunidad justa de una educación asequible", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en un comunicado.

"La educación superior nunca ha sido más importante para conseguir un buen trabajo. Es por eso que el presidente (Barack) Obama ha detenido esta alza de la tarifa que ha provocado el ahorro de unos mil dólares de media a 7,4 millones de estudiantes, (...) y ha pedido reiteradamente actuar al Congreso", añadió.

La Casa Blanca ha manifestado además su deseo de que el Congreso complete el proceso legislativo y envíe un proyecto de ley que Obama pueda firmar "lo antes posible".

De esta manera, las tasas de los préstamos estudiantiles subsidiados desde el Gobierno Federal permanecerían durante un año más al 3,4 por ciento, en lugar de duplicarse a un 6,8 por ciento a partir del 1 de julio.

La extensión se pagaría con el aumento del coste de algunas pensiones federales, una medida propuesta por Reid.

Si el acuerdo no es aprobado por el Congreso, los universitarios acumularán en promedio una deuda adicional de mil dólares cada año por el aumento de los intereses.

La Cámara de Representantes ya aprobó una ley que mantendría la tasa de interés estable, pero el presidente estadounidense, Barack Obama, ha amenazado con vetarla, ya que con ella se elimina un fondo de salud preventiva dirigido a las mujeres y creado bajo la reforma sanitaria de 2010.

Los demócratas, por su parte, presentaron en el Senado otra versión muy distinta de la ley que no ha logrado salir adelante.

Los graduados de 2010 dejaron la universidad con una deuda media de 24.000 dólares.

Por primera vez, la deuda acumulada de los préstamos a los que tienen que recurrir los jóvenes y sus familias para pagar la universidad ha superado a la de las tarjetas de crédito.

Según un informe del centro de estudios College Board, el precio de la educación universitaria subió en 2011 un 5,4 % en los centros públicos, con una media de 21.447 dólares por año, y un 4,3 % en los privados, donde un año de educación cuesta 42.224 dólares anuales.