El Canal de Panamá espera obtener ingresos "por encima de los 2.300 millones de dólares en el año fiscal que culminará el próximo septiembre", afirmó hoy el administrador de la interoceánica, Alberto Alemán Zubieta.

En declaraciones a los periodistas, el administrados de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) agregó que la directiva se encuentra en pleno "proceso de revisión de tarifas", en atención a las sugerencias hechas por los usuarios tras el anuncio de un aumento en el peaje de entre 15 y 113 por ciento a partir del próximo 1 de julio.

"Todos los países del mundo (usuarios) tienen derecho a expresar sus opiniones, y en ese proceso está ahora mismo el Canal", dijo Alemán Zubieta, sin más precisiones.

En abril pasado, la junta directiva de la ACP aprobó un aumento en el peaje a partir del 1 de julio y escalonado en dos años, del 15 por ciento a siete tipos de barcos grandes, y de entre el 60 al 113 por ciento a las embarcaciones menores que pasan por el Canal.

Chile, Ecuador y Japón se encuentran entre los países que han solicitado la revisión de la propuesta, así como una reconsideración de la fecha prevista para que empiecen a regir.

Por otra parte, Zubieta afirmó que las obras de ampliación del Canal, que elevará al doble su capacidad, superan el 40 %.

"Estamos trabajando en todos los frentes, tanto en las (nuevas) esclusas del Pacífico y el Atlántico, como en los programas del Canal de acceso que son las tres áreas de mayor intensidad ahora mismo, al igual que el trabajo de dragado en el Pacífico, Atlántico y el Corte Culebra (la parte más estrecha del Canal)", explicó.

El programa de ampliación de la vía interoceánica se inició en 2007 y tiene previsto inaugurarse a mediados de 2014, a un costo aproximado a los 5.250 millones de dólares.

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), encargado de la ampliación del Canal de Panamá, es liderado por la constructora española Sacyr Vallehermoso e integrada por la italiana Impregilo, la belga Jan de Nul y la panameña CUSA.