El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó hoy un préstamo de 250 millones de dólares para el fortalecimiento del sector eléctrico y encarar la creciente de demanda en Costa Rica.

Este crédito apoyará el nuevo Plan de Expansión Eléctrica de Costa Rica que prevé añadir entre 2012 y 2024 una capacidad adicional de 1.714 MW, de los que un 98 por ciento provendría de fuentes de energía renovable.

Según datos del Gobierno costarricense, se contempla un crecimiento esperado de la demanda eléctrica de 5,1 % anualmente.

De estos fondos, 98 millones de dólares tienen como objetivo cofinanciar el Proyecto Hidroeléctrico Reventazón (PHR) para impulsar su entrada en operación en 2016, explicó el BID en nota de prensa.

El PHR, iniciado por el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) en septiembre de 2009 y que tendrá una capacidad instalada de 305 MW, incluye la construcción de una presa de 130 metros de altura y un embalse de 8 kilómetros cuadrados de superficie.

En la actualidad, el proyecto se ha completado en más de un 40 por ciento.

Parte de los recursos del BID se asignarán para fortalecer la generación, transmisión y distribución de la energía eléctrica manejada por el ICE, así como al respaldo de inversiones en proyectos de energía renovable y modernización de plantas para mejorar su rendimiento y ampliar su vida útil.

Por otro lado, el programa contempla la adecuación de la infraestructura de transmisión y control de energía eléctrica para cumplir con los requerimientos de calidad y seguridad dentro del Mercado Eléctrico Regional.

Por último, se prevé expandir la distribución rural con la instalación de 500 soluciones fotovoltaicas para atender a comunidades aisladas e implementar otras medidas de eficiencia energética.

Previamente, Costa Rica había utilizado otro crédito del BID, también de 250 millones y aprobado en 2007, para la puesta en práctica de inversiones preliminares.

El crédito del BID tiene un plazo de amortización de 25 años y cuenta con un período de gracia de 5 años.