Más de 80 congresistas demócratas de Estados Unidos instaron hoy al Departamento de Estado para que tome medidas contra la ola de violencia que sufre la comunidad de gays y lesbianas en Honduras.

En una carta dirigida a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, los congresistas expresaron "su preocupación sobre el reciente incremento de violencia" en contra del colectivo homosexual, bisexual y transexuales (LGTB) en el país centroamericano.

Según los legisladores, que citan a organizaciones de derechos humanos en Honduras, 70 hondureños LGTB han sido asesinados desde junio de 2009.

"Muchos de estos casos no han sido investigados y siguen sin ser resueltos", aseguran en la misiva.

"El hecho de que estos crímenes siguen ocurriendo con impunidad nos llevan a preguntar si el gobierno de Honduras tiene la voluntad o la habilidad de llevar a los perpetradores a la justicia", agregan.

Entre estos casos destaca el de Walter Trochez, el cual permanece sin resolver desde 2009, y el del líder de la comunidad hondureña LGTB Erick Martínez Ávila, quien fue golpeado y estrangulado hasta su muerte el mes pasado.

"Dado el nivel de apoyo y ayuda financiera por parte de Estados Unidos al gobierno de Honduras es importantísimo que aseguremos la protección de los derechos humanos de toda la ciudadanía, especialmente la de los grupos más vulnerables, como la comunidad LGTB", afirman.

Por ello, urgen a Clinton a "responder rápidamente" para que se pueda "medir la eficacia del gobierno de Honduras en lograr justicia a los LGBT asesinados".