El comisionado para la Convivencia y la Memoria del Gobierno del País Vasco (norte de España), Jesús Loza, dijo hoy en Chile que la banda terrorista ETA es "el último resto del franquismo" y abogó por su desaparición definitiva para poder "construir una convivencia en paz y libertad".

"El último resto del franquismo, que es ETA y la gente que la apoya, hay que recuperarlo" para que se sume a la democracia, indicó Loza a Efe.

El comisionado, quien este martes termina una visita de dos días a Chile, dictó hoy una ponencia en la cátedra de derechos humanos de la Universidad Alberto Hurtado, en Santiago.

Loza resumió la historia de ETA y explicó los principales hitos de la lucha contra el terrorismo que han llevado a cabo las autoridades desde hace más de cuarenta años.

Valoró positivamente el cese de la violencia que anunció la organización terrorista en 2010, aunque aseguró que la convivencia en el País Vasco no mejorará hasta que ETA desaparezca definitivamente.

"Aunque haya cesado su hostilidad terrorista, la existencia de una amenaza latente es siempre negativa para la convivencia", señaló a Efe.

Afirmó además que la legalización de Sortu, un partido vasco al que el Tribunal Supremo español vetó en 2011 concurrir a las elecciones al considerar que podría ser instrumentalizado por ETA, es un paso adelante para alcanzar la paz, aunque queda mucho por hacer.

"Tienen que pedir la disolución definitiva de ETA y reconocer el daño que han causado durante todos estos años apoyando el terrorismo", apuntó Loza.

El comisionado vasco subrayó que ante la violencia de ETA no se puede ser neutral y hay que tener claro que existen "unos que mataron y otros que fueron asesinados".

La última actividad de Loza en Chile será una intervención en el Senado este martes para homenajear la figura del presidente Salvador Allende, que murió en La Moneda durante el golpe de Estado encabezado por el general Augusto Pinochet en septiembre de 1973 para derrocarlo.

Loza explicó que durante su visita ha tenido oportunidad de conversar con representantes políticos y de la sociedad civil sobre la dictadura militar chilena y las consecuencias que tuvo.

En ese sentido dijo haber observado como, a pesar de la transición política a la democracia, "después de veintidós años siguen habiendo pequeños conflictos de convivencia".

"Por eso es muy importante la memoria. Desde esa no neutralidad ante la violencia se debe construir una sociedad nueva con valores", indicó.

Loza viajará mañana a Uruguay, donde se reunirá con representantes de la comunidad vasca allí residente.