Colombia aspira a triplicar las exportaciones no mineras hacia la Unión Europea (UE) en la próxima década como consecuencia del Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado hoy en Bruselas, junto a Perú, según el ministro colombiano de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados.

En conversación telefónica con Efe desde la capital belga, Díaz-Granados adelantó que las ventas de productos no mineros actualmente suponen unos 13.000 millones de euros.

"Las exportaciones no mineras son el 75 % del total y nuestro reto es triplicar el otro 25 % en los próximos diez años" en la UE, un mercado de más de 500 millones de consumidores, explicó el ministro.

Díaz-Granados y el comisario de Comercio de la Comisión Europea, Karel De Gucht, firmaron el acuerdo, considerado como el segundo más importante de la agenda comercial en la historia colombiana, seguido por el de Estados Unidos, en vigor desde mayo pasado.

Asimismo explicó que, si bien Colombia "goza de un sistema general de preferencias, que es un acceso temporal con beneficios a la UE, a partir de 2013 existía el riesgo de quedar sin ese sistema y por eso se negoció el acuerdo, que va a dar estabilidad" a ese mercado.

El titular de Comercio destacó que el TLC con los europeos "resuelve asuntos como el del banano, que tiene tratamiento especial y beneficia el empleo" en zonas productoras de esa fruta en el norte de Colombia, como la conflictiva región de Urabá.

El ministro también adelantó que las inversiones de la UE en Colombia se incrementarán.

"La inversión, de hecho, se ha quintuplicado en los últimos años. Las empresas europeas son las mayores generadoras de empleo en Colombia y adicionalmente recibimos inversionistas porque nuestra economía está creciendo. En el último año crecimos el 4,7 % y en la próxima década al 5 %", dijo Díaz-Granados a Efe.

Por eso, "aspiramos a una mayor inversión", subrayó, al recordar que la UE es el segundo inversor extranjero en Colombia.

En 2011, sin contar las inversiones europeas en el sector petrolero, alcanzaron los 1.020 millones de dólares, 724 millones más que en el año anterior.

Díaz-Granados también envió un mensaje a los sindicatos europeos que han denunciado violaciones a derechos de los sindicalistas colombianos y que pusieron trabas a la aprobación del TLC.

"El Gobierno está empeñado en mejorar permanentemente el clima laboral en el país, ha suscrito todos los convenios sobre protección de derechos humanos de Naciones Unidas y sobre derechos del trabajador en la OIT (Organización Internacional del Trabajo)", aseveró.

También dijo que hay "unos mecanismos de diálogo de los trabajadores con el Gobierno y la sociedad civil, en los que la misma UE participa para garantizar sus derechos".

"El compromiso del Gobierno es indeclinable para combatir cualquier forma de impunidad en los delitos cometidos contra los sindicalistas colombianos", remarcó el ministro.

En la misma entrevista, Díaz-Granados afirmó que el TLC con la UE es un "gana gana", aunque reconoció que para algunos sectores la competencia "será más fuerte".

Se refirió en concreto a los lácteos, para los que "se pactó una desgravación de 18 años", lo que "permite maniobrar con suficiente antelación para corregir vicios y defectos en la productividad".