El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, aseguró hoy que "todavía" no puede confirmar su presencia en las cumbres de Unasur y Mercosur que se celebrarán el próximo viernes en Mendoza (Argentina), pero aseguró que evalúa el "peso estratégico" de estos encuentros.

"Todavía no puedo confirmar mi asistencia a esas dos cumbres de tanta importancia", declaró Chávez a periodistas al referirse a la cita convocada por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para analizar la situación de Paraguay y la cumbre ordinaria de Mercosur.

"Sin embargo, estoy considerando el peso estratégico y la importancia política de estas dos cumbres para la hora de tomar la decisión definitiva", añadió el gobernante, quien aseguró que evalúa este tema con su canciller, Nicolás Maduro.

Indicó que conversará sobre este asunto con su colega y anfitriona de las citas, Cristina Fernández, y señaló que ya recibió la invitación para estos encuentros.

Calificó de "importante" la cumbre ordinaria de Mercosur a la que dijo que Venezuela asiste como miembro asociado y la convocada por Unasur para tocar, según dijo, "exclusivamente el tema del golpe de Estado en Paraguay".

Recordó, sin embargo, que el próximo domingo se inaugura en Venezuela la campaña con miras a las elecciones del próximo 7 de octubre en el país, en las que el gobernante aspira a su tercera reelección.

Chávez destacó que "afortunadamente" la región ha venido creando sus propias instituciones, entre las que mencionó, además de Unasur y Mercosur, la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

"Ya no es la OEA (Organización de Estados Americanos) y todo aquello, sino nosotros mismos", insistió.

El pasado 24 de junio, Chávez anunció el retiro de su embajador de Paraguay, así como el cese a partir de ese momento, del suministro de petróleo a ese país en rechazo a la destitución del presidente Fernando Lugo.

"Retiramos al embajador, no reconocemos a ese Gobierno (de Federico Franco), y también vamos a retirar el envío de petróleo", sentenció Chávez el domingo pasado.

El viernes pasado, Lugo fue destituido de su cargo por el Senado de su país, tras un "juicio político", cuyo veredicto fue acatado por el ahora exgobernante.

Chávez cuestionó el juicio "exprés", "sumarísimo" al que fue sometido Lugo y lo calificó de "ilegal" e "inconstitucional", al tiempo que subrayó que para Venezuela "sigue siendo el presidente (paraguayo) Fernando Lugo".

Al aludir a Franco, el vicepresidente de Lugo quien juró el cargo de presidente tras la decisión del Senado de ese país, Chávez criticó que "el usurpador" lo usa como "excusa" y señaló que dicen que salvaron a Paraguay de ser un "satélite chavista".