El español Nicolás Almagro selló hoy su pase a la segunda ronda de Wimbledon al concluir su encuentro frente al belga Olivier Rochus, suspendido ayer en el quinto set por falta de luz, con un 6-7 (4), 3-6, 7-6 (4), 6-2, 6-4, después de tres horas y 24 minutos.

El duodécimo cabeza de serie del torneo reanudó el duelo esta mañana para concluir la última manga, que había quedado en suspenso cuando el marcador mostraba un 2-2.

El murciano, de 26 años, afronta este año su octavo Wimbledon, en el que alcanzó el año pasado su mejor resultado, al llegar a la tercera ronda, donde cayó frente al ruso Mikhail Youzhny en tres disputados sets.

Almagro, que se ha impuesto este año en Niza y Sao Paulo, y ha sido finalista en Buenos Aires, alcanzó también los cuartos de final en el último Roland Garros y la cuarta ronda en el Abierto de Australia.

El español parecía poco aclimatado a la superficie rápida de la pista 19 del All England Club durante los dos primeros sets, que acabó cediendo, pero encontró el ritmo del partido después para apabullar al belga con sus primeros servicios y anotarse las dos siguientes mangas.

En la reanudación del duelo, Almagro saltó a la hierba con las fuerzas renovadas y no tardó en romper el servicio de su rival, que gastó sus últimos cartuchos con el 4-4 en el marcador, pero que acabó sucumbiendo en la manga definitiva del encuentro.