La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navy Pillay, insistió hoy ante el Consejo de Seguridad en llevar ante la Corte Penal Internacional (CPI) a Siria por las graves violaciones de los derechos humanos cometidas por el régimen de Damasco contra los civiles.

"Esos brutales ataques pueden ser crímenes contra la humanidad", indicó el subsecretario general de la ONU para Derechos Humanos, Ivan Simonovic, que leyó el discurso de Pillay ante el Consejo en su reunión de este lunes sobre la protección a los civiles en los conflictos armados.

"Reitero mi llamamiento al Consejo de Seguridad para que envíe el caso de Siria ante la Corte Penal Internacional (CPI)", señaló Pillay.

Subrayó que hacerlo "con prontitud recordará a las partes en Siria que se les van a pedir cuentas por su fracaso en acatar la ley humanitaria internacional, los derechos humanos y la protección a los civiles".

Pillay destacó también en su mensaje que "la comunidad internacional tiene que asumir sus responsabilidades y actuar al unísono para prevenir futuras violaciones", al tiempo que lamentó que "pese a los esfuerzos para restaurar la calma en Siria, la situación se deteriora despiadadamente".

La responsable de Naciones Unidas en la defensa de los derechos humanos reiteró que "el uso de armamento pesado y los disparos indiscriminados contra áreas civiles (en Siria) no tiene justificación alguna y debe parar de inmediato".

Por su parte, el embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, subrayó que "el régimen sirio ha fracasado de forma vergonzosa en su responsabilidad de proteger a los civiles, y lo que es peor, los utiliza a propósito como objetivos mediante el uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza".

"El régimen ha asesinado ya a unas 15.000 personas", afirmó Lyall Grant, que añadió que con los actuales niveles de violencia, no se podrá reanudar la misión de observación de la ONU (UNSMIS) ni cumplirse el plan de paz del emisario especial Kofi Annan.

El embajador de Francia ante la ONU, Gérard Araud, subrayó que "la comunidad internacional ha fracasado por ahora en proteger de forma eficaz a la población civil" en Siria.

Araud pidió del Consejo "ahora más que nunca, un mensaje de firmeza hacia las autoridades sirias sobre el indispensable respeto de sus compromisos, así como de las consecuencias a las que se exponen si persisten en su violación".

Pillay, además, se refirió también a otras situaciones de conflicto en la que los civiles son víctimas como ocurre en Afganistán, donde dijo que mujeres y niños son los principales afectados del alto nivel de violencia, al igual que en la República Democrática del Congo (RDC), Sudán del Sur, Yemen, Pakistán o Somalia, entre otras.

El secretario general de la ONU, por su parte, señaló que "demasiadas personas mueren en muchos sitios" como consecuencia de esos conflictos, en los que reiteró que los civiles son las principales víctimas al ser atrapados "en fuego cruzado, y muy frecuentemente hechos objetivo".

También se refirió Pillay a otras situaciones preocupantes para el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos como el bloqueo de la franja de Gaza por parte de Israel, que ya ha cumplido cinco años, y que impone severas restricciones para que los palestinos que allí viven accedan a derechos básicos como la alimentación, la sanidad y la educación.

"Más de la mitad de los 1,6 millones de habitantes de Gaza son niños. Proteger a los civiles en Gaza requiere de que Israel levante el bloqueo", afirmó Pillay, que señaló que también pidió que "ambas partes distingan entre combatientes y civiles, y eviten provocaciones, como incursiones fronterizas o asesinatos selectivos".