El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, telefoneó hoy al primer ministro de Italia, Mario Monti, para informarse sobre la actual situación de la crisis en la eurozona, ante la cumbre europea que se celebrará este jueves y viernes en Bruselas.

Mediante un comunicado, el Ejecutivo italiano informó que durante la conversación telefónica Obama se interesó, en concreto, por el papel que juega Monti en facilitar un consenso en el seno de la Unión Europea (UE) sobre la necesidad de políticas de crecimiento.

Este asunto ocupó gran parte de la reunión de las cuatro primeras economías del euro (España, Italia, Alemania y Francia) celebrada el pasado viernes en Roma y que estuvo dedicada a preparar la cumbre europea.

Monti ejerció de anfitrión de la cita con la canciller de Alemania, Ángela Merkel; el presidente de Francia, François Hollande, y el jefe del Ejecutivo español, Mariano Rajoy.

En esa reunión los cuatro líderes acordaron plantear en el próximo Consejo Europeo la necesidad de un plan para el crecimiento a nivel europeo, al que proponen destinar unos 130.000 millones de euros, el 1 % del producto interno bruto (PIB) de la Unión Europea (UE).

El primer ministro italiano ofreció a Obama hoy una "actualización de la evolución económica de Europa" y ambos conversaron "de la importancia de los esfuerzos continuos para promover el crecimiento y la estabilidad", indicó en un comunicado la Casa Blanca.

Obama "sigue con atención el compromiso del Gobierno italiano para facilitar el consenso en Europa sobre las políticas para el crecimiento y la estabilización del mercado de los títulos de deuda pública", según la nota del Ejecutivo de Italia.

"En este contexto, el presidente Obama ha pedido también información a Monti sobre la evolución reciente del debate político en Italia con respecto al euro y sobre el impacto sobre la opinión pública", prosigue.

Además, el presidente de EE.UU. expresó a Monti su pésame por la muerte del carabinero italiano fallecido este lunes en Adraskan (Afganistán) debido a un misil disparado contra un campo de formación de la Policía afgana.