El presidente Barack Obama defiende su ley federal de cuidados médicos y el adversario republicano Mitt Romney se opone. Empero, en esta semana la Corte Suprema decidirá la constitucionalidad de la ley, y ambas partes intentarán salvar la cara sin considerar el resultado.

Si los jueces revalidan la ley, Obama se verá vindicado por su éxito legislativo y Romney tendrá un objetivo para derogarlo.

Si el tribunal falla en contra, Obama podría culpar a Romney, a los congresistas republicanos y a los propios jueces por negar cuidados médicos a millones de estadounidenses. Romney podría alzarse con la victoria con su insistencia de que el gobierno pasó los límites de lo posible al hacer obligatoria la adquisición de un producto.

Derogar la totalidad o partes de la ley cinco meses antes de los comicios generales del 6 de noviembre podría significar triunfos políticos para ambas campañas. Ello podría obligarles a reorganizar sus estrategias y satisfacer la demanda electoral de que Washington inicie de nuevo un priyecto de ley de cuidados médicos.

Solamente un tercio de los encuestados respaldan la ley, según un sondeo realizado este mes por Associated Press-GfK. Empero, tanto partidarios como opositores quieren que el Congreso y el presidente encuentren un nuevo remedio si los jueces derogan la ley firmada hace dos años.

Obama promovió en su campaña electoral los puntos más populares de la ley, como la previsión de que los hijos permanezcan hasta los 26 años en el seguro de sus padres. El gobierno ha defendido además otros aspectos positivos, incluyendo que casi 13 millones de personas podrían recibir reintegros de 151 dólares por persona.

Romney ha insistido que repudiará la ley y el viernes difundido un anuncio televisivo insistiendo que la eliminación de la ley será una de sus máximas prioridades en los primeros 100 días del gobierno.

"El primer día, el presidente Romney derogará Obamacare y atacará el déficit", dije el narrador en el anuncio que será postulado en Virginia, Carolina del Norte y Iowa.

Los ayudantes de Obama se han negado a analizar los planes de contingencia para evitar dar la impresión de que se preparan ante un fallo negativo de la corte.

"Creemos que es constitucional", dijo el asesor presidencial David Plouffe. "Obviamente estaremos preparados para cualquier decisión que adopte la corte".

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino