Al menos 73 personas, entre ellas 23 militares, han muerto en los últimos doce días por la explosión de artefactos explosivos presuntamente colocados por la red terrorista Al Qaeda en la ciudad de Zinyibar, en el sur del Yemen, informó hoy el Ministerio yemení de Defensa.

Esa ciudad estaba desde hace más de un años bajo el control del grupo "Ansar al Sharia" (Seguidores de la Ley Islámica), vinculado con la citada organización yihadista, y fue recuperada por el Ejército yemení el pasado 13 de junio.

En un comunicado, la fuente aseguró que los artefactos fueron colocados por los terroristas antes de su retirada de la ciudad y que causaron la muerte de 50 civiles y de 23 militares especializados en la remoción de minas, entre ellos dos con rango de coronel.

El departamento reveló, asimismo, que sus tropas eliminaron 3.119 artefactos de ese tipo de las calles de Zinyibar, del extrarradio y de los edificios gubernamentales.

Además, señaló que Al Qaeda fabricó esos explosivos de forma artesanal, utilizando para ello bombonas de gas y municiones de tanques.

Doce grupos especializados en la desactivación de bombas se encuentran desplegados en esa ciudad que estaba en control de Al Qaeda desde mayo de 2011.

El 13 de junio también se anunció la victoria de las fuerzas gubernamentales en la ciudad de Yaar, otro bastión de Al Qaeda, mientras que hace solo dos días el Ejército dijo haber recuperado, la ciudad de Azan (sur), considerada el último gran feudo del grupo "yihadista".

En el último año, Al Qaeda ha aumentado su actividad en el Yemen gracias a la situación de inestabilidad que vive el país desde que en enero de 2011 estallaran revueltas populares contra el entonces presidente Ali Abdalá Saleh, quien finalmente cedió el poder a su vicepresidente, Abdo Rabu Mansur Hadi, en febrero pasado.