La agencia de medición de riesgos Moody's anunciará al cierre del mercado de hoy una rebaja de la calificación de la banca española, según señalaron a Efe fuentes financieras.

Este recorte, que afectará a la mayor parte del sector, se llevará a cabo después de que el Gobierno pidiera hoy oficialmente la ayuda europea para sanear la banca, un crédito de hasta 100.000 millones de euros que el Eurogrupo ha puesto a disposición de España.

La semana pasada, el Gobierno español anunció que la banca de este país necesita entre 51.000 y 62.000 millones de euros, calculados para el caso de que España tuviera eventualmente que afrontar hasta 2014 el peor escenario económico considerado, según las pruebas de resistencia realizadas por las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, envió hoy al presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Junker, la carta en la que solicita formalmente "asistencia financiera" para las entidades con necesidad de capital.

De esta manera cumplió con el trámite establecido para poder acogerse a la línea de crédito que puso a disposición de la banca española el Eurogrupo el pasado 9 de junio.

El recorte a la banca también se aplicará después de que Moody's rebajara el pasado 13 de junio la calificación de la deuda soberana de España, desde "A3" (notable bajo) hasta "Baa3" (aprobado bajo), y la situó en perspectiva negativa.

La agencia de calificación justificaba esta rebaja al considerar que la ayuda a la banca "aumentará" la carga de la deuda, su "limitado" acceso a los mercados financieros y la "continuada debilidad" de la economía española.

La última rebaja de la calificación a la banca española la llevó a cabo otra agencia de medición, Fitch, el pasado 12 de junio.

En ese momento Fitch recortó la calificación de 18 bancos españoles, entre ellos el Popular, el grupo BMN, Liberbank, el Banco Castilla-La Mancha, Unicaja o Cajamar.

Un día antes, Fitch también recortó en dos escalones la calificación de los dos mayores grupos financieros españoles, el BBVA y el Santander.

Un mes antes, a finales de abril, otra agencia, Standard & Poor's también recortaba la nota a once entidades españolas después hacer lo mismo con la deuda soberana española.