Un total de 11.362 niños menores de cinco años enfermaron de neumonía en Perú de enero a mayo pasado, y 130 de ellos fallecieron, debido a problemas de nutrición, higiene y viviendas inadecuadas para el frío, dijo hoy a Efe una fuente del ministerio de Salud.

De acuerdo con el último boletín epidemiológico del ministerio de Salud, del 12 de mayo último, las regiones que encabezan el número de fallecimientos por neumonía son la amazónica de Loreto, con 19 muertes, que sufrió temperaturas de alrededor de 15 grados, la mitad de su clima habitual, y las andinas de Puno y Cuzco con 14 y 11 casos, respectivamente.

La titular de la Dirección General de Salud de las Personas del ministerio, Rosa Vilca, explicó hoy a Efe que los problemas respiratorios son el principal motivo por el que las personas acuden a un centro de salud en busca de ayuda en Perú.

Sin embargo, Vilca afirmó que el frío no determina el desarrollo de la neumonía, sino cuando la enfermedad encuentra mayor vulnerabilidad en las personas.

En el caso de los niños menores de cinco años, "hay mecanismos de defensa que recién se están construyendo, y su construcción eficaz va a depender de una buena alimentación y buenos cuidados en el hogar", indicó la representante.

No obstante, el niño desnutrido y con anemia quedará más expuesto a las enfermedades cuando, por ejemplo, las características de la vivienda no lo protegen del frío o las condiciones de higiene van a someter a la familia a situaciones de hacinamiento, precisó Vilca.

En el caso de Loreto, la funcionaria del ministerio de Salud indicó que se necesita "enseñar prácticas de alimentación para fortalecer la nutrición" y acercar los servicios de salud a las familias.

Por su parte, en Puno, la región del altiplano donde la temperatura desciende a 10 grados bajo cero, Vilca señaló que las familias tienen la costumbre de llevar a sus hijos consigo en sus transacciones comerciales, dado que es una zona de fuerte comercio fronterizo con Bolivia.

"Exponen a los niños al ambiente, porque las familias tienen la necesidad de trabajar", pero el ministerio promueve con los Gobiernos locales la creación de albergues para los niños durante las jornadas laborales de sus padres, anotó.

En Cuzco, región del sur peruano conocida por sus atractivos arqueológicos, la situación es más dispersa, dijo Vilca, porque tiene dos zonas muy diferenciadas, una andina, fronteriza con Puno, y otra de ceja de selva, con temperaturas tropicales y bosques inaccesibles.