El expresidente de Paraguay Fernando Lugo, destituido el pasado viernes, aseguró que inició un proceso de "resistencia pacífica" y de "no reconocimiento" del Gobierno de su sucesor, Federico Franco.

"Ya empezamos la resistencia pacífica y un no reconocimiento de la presidencia que se ha instalado después del golpe de Estado parlamentario", sostuvo Lugo en una entrevista publicada hoy por el periódico argentino Página/12.

El ahora exjefe de Estado agradeció además el "gran movimiento de solidaridad internacional" en su apoyo, luego de que el Mercosur suspendiera la participación de Paraguay en la cumbre del próximo viernes en Argentina, en señal de rechazo a la destitución.

El exobispo perdió el poder el pasado viernes en un proceso parlamentario por mal desempeño en sus funciones, después de que el Partido Liberal le retirara en la víspera su apoyo y los cuatro ministros que tenía en el Ejecutivo.

Lugo señaló que "ya se ven las manifestaciones de ciudadanas y ciudadanos" que se expresan de manera "pacífica" en contra "de lo que el Parlamento ha resuelto en el viernes negro".

Dijo además que regresará a su trabajo político para "unir fuerzas con movimientos sociales y sindicales" y confió en que el rechazo al nuevo Gobierno paraguayo "irá creciendo".

"Nos hemos sometido al juicio político parlamentario y hemos aceptado el veredicto para evitar derramamiento de sangre. Estamos contra todo tipo de violencia y ese día se presagiaba violencia y represión", evaluó el ahora exmandatario, quien asumió la presidencia en 2008 y cuyo período finalizaba el año próximo.

"En Paraguay hay mucha violencia. El viernes los mercaderes de la muerte estaban rondando. El juicio era injusto, descabellado y sin argumento, pero había que reaccionar como lo hicimos. Era lo mejor", añadió.

Lugo participará el viernes de la cumbre del Mercosur en la provincia argentina de Mendoza, donde se espera que los mandatarios de Argentina, Brasil y Uruguay más los países asociados analicen medidas a adoptar sobre Paraguay.

El expresidente paraguayo, en tanto, congregó hoy a una decena de antiguos ministros y colaboradores en una reunión del llamado "gabinete por la restauración democrática".

Mientras, en el palacio presidencial juró hoy el nuevo Gobierno del liberal Federico Franco.