Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) han renovado hoy por un año el mandato del español Bernardino León como enviado especial para el Mediterráneo sur.

La decisión ha sido adoptada en un punto sin debate al comienzo del encuentro que los jefes de las diplomacias de los Veintisiete celebran en Luxemburgo.

León fue nombrado representante para la orilla sur del Mediterráneo en julio del pasado año y recibió un mandato inicial de un año, que ahora queda extendido hasta el 30 de junio de 2013.

Su cargo se creó como respuesta a la "Primavera Árabe" y dentro del intento de la UE por recuperar la iniciativa en la región mediterránea ante los profundos cambios políticos que han tenido lugar.

Desde su nombramiento, León se ha centrado en el diálogo europeo con los países árabes que han iniciado su transición hacia la democracia o que se han abierto a reformas profundas, entre ellos Túnez, Jordania o Marruecos.

El diplomático español ha dedicado la mayor parte de sus más de veinte años de carrera diplomática al mundo árabe, con destinos en Libia y Argelia, antes de ser asesor personal del enviado especial de la UE para el proceso de paz en Oriente Medio, puesto que entonces desempeñaba Miguel Ángel Moratinos.

En ese cometido, León centró su labor en Egipto, Jordania, Líbano, Siria, Israel y los territorios palestinos ocupados.

Entre 2004 y 2008, León fue secretario de Estado de Exteriores y desde ese último año secretario general de la presidencia del Gobierno, puesto en el que fue el principal asesor en política exterior del antiguo jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero.