La directora creativa Frida Giannini trajo a Gucci mucho del estilo deslumbrante del mediterráneo.

No fue fácil continuar el legado del astro estadounidense Tom Ford, quien hizo que la compañía pasara de aburrida a una de las marcas más sensuales de la moda antes de retirarse en 2004.

La italiana Giannini decidió ver la moda a su manera: algo entre "La Dolce Vita" y la costa mediterránea, con un toque de rock anglo-estadounidense que le da un sabor extranjero.

El resultado ha sido muy exitoso y su más reciente colección masculina para el verano de 2013, presentada el lunes, no es la excepción.

En las notas del desfile Giannini habló de su deseo de usar colores fuertes para evocar el próximo verano, y agregó que la colección le permite al hombre Gucci "redescubrir su elegancia mediterránea".

La gama de colores de Gucci para el próximo verano es una explosión de azul marino, verde, turquesa, terracota, limón y pistacho. Estos colores brillantes pueden usarse en trajes, pantalones o suéteres y, combinados, crean estampados alegres para camisas de seda y pantalones.

La nuevas chaquetas de la marca en punto jersey de algodón son cruzadas y ceñidas a la cintura para crear el efecto adelgazante de los dandis de la "Dolce Vita" de los años 60. Los pantalones son clásicos pero entubados. Los suéteres son holgados y las camisetas polo con tejido de red o estampadas con cuello de lazo en colores brillantes se suman a la elegancia casual. Los impermeables veraniegos, tan populares en las pasarelas de Milán, también se ofrecen en vivos colores.

En cuanto bolsos, el nuevo bolso de Gucci es amplio y colorido, con estilos que van desde bolsos de lona para el hombro hasta equipaje de mano en piel de cocodrilo.

El leitmotiv de la colección para el clima cálido es el mocasín clásico de Gucci en blanco, negro o algún color brillante, siempre sin calcetines.