España ha solicitado oficialmente a los países aliados de la eurozona que acudan al rescate de sus bancos en problemas, dijo el lunes el ministro de Economía Luis de Guindos.

Empero, el país no ha especificado cuánto pedirá de los 100.000 millones de euros (125.390 millones de dólares) ofrecidos por los 17 países de la eurozona. De Guindos dijo que la cifra será anunciada el 9 de julio, cuando España y sus socios de la eurozona lleguen a un acuerdo sobre las condiciones del préstamo, entre ellas la tasa de interés.

Dos auditorías internacionales que examinaron los bancos de España mostraron que necesitarán 62.000 millones de euros (77.700 millones de dólares).

Los auditores dijeron al gobierno la semana pasada que uno de los bancos españoles más necesitados podría exigir 62.000 millones de euros (77.700 millones de dólares) para sobrevivir si empeora la economía.

España admitió a principios de mes que algunos de sus bancos se encuentran en apuros graves tras el colapso de la burbuja del ladrillo en 2008.

La carta enviada a la eurozona dijo que la cuantía "sería suficiente para cubrir las necesidades de capital, así como un margen adicional de hasta un máximo de 100.000 millones de euros".

La misiva fue enviada a Jean-Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo que es además presidente de ministros de Hacienda del eurogrupo.

España desearía que el dinero fuera directamente a los bancos, en lugar de al gobierno, ya que tendría que devolverlos. Aunque entidades como el Fondo Monetario Internacional respaldan la idea, Alemania y otros se oponen. Berlín insiste que según las normas disponibles, el dinero debería ir a los gobiernos, lo que aumentaría su deuda.

"La pregunta de si el dinero irá directamente a los bancos o al Estado sigue abierta", dijo el ministro español de Relaciones Exteriores, José Manuel García-Margallo.

En la carta del lunes, de Guindos dijo que la ayuda será canalizada a través del fondo de asistencia español a los bancos.

"El Fondo para la Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que actuará en representación del Gobierno de España, será la institución receptora de los fondos que canalizará a las entidades financieras", dijo el funcionario en la carta.

García-Margallo dijo que España buscará el mayor tiempo posible para el pago y los menores intereses. De Guindos estimó la semana pasada que el interés podría oscilar entre el 3 y el 4%.

España es la cuarta economía más grande de la eurozona y dicho rescate soberano podría afectar seriamente las finanzas del bloque. El país lucha en medio de una recesión con un déficit hinchado que debe recortar y una tasa de desempleo del 24,4%.

El bono soberano español a 10 años subió el lunes un 0,09% a 6,45%.

___

El periodista de The Associated Press Jorge Sainz colaboró para este despacho.