El guardameta del Arsenal, Cristian Campestrini, deberá cumplir su promesa de recorrer 245 kilómetros a pie hasta su ciudad natal, San Nicolás, luego de la consagración de su equipo este domingo como campeón del torneo Clausura argentino.

"Después de esto, me voy caminando a San Nicolás", gritaba Campestrini luego de consumarse el primer título de Arsenal en sus 55 años de vida.

El capitán del equipo, de 32 años, ahora regresará hasta su ciudad natal, ubicada en el límite entre las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.

El defensor Hugo Nervo, también nacido en San Nicolás, podría sumarse a la promesa de su compañero.

Por su parte, el presidente del Arsenal, Julio Grondona, hijo del actual presidente de la AFA y homónimo, se expresó sobre la continuidad del técnico Gustavo Alfaro.

"Me dijo que le hablaron de Estudiantes y Paraguay, pero también nosotros le hablamos de seguir el proyecto con Arsenal", afirmó.

En declaraciones a la emisora Radio 9, el titular del equipo de Sarandí añadió: "A nivel futbolístico, el equipo fue muy equilibrado. Jugamos un estilo de fútbol atípico en Arsenal".

Grondona también tuvo palabras de elogio para el delantero colombiano Carlos Carbonero, quien llegó al equipo sarandiense para el Clausura.

"La aparición de Carbonero le dio frescura al plantel y al vestuario con su alegría". EFE