El Gobierno mexicano llamó a consultas a su embajador en Asunción, Fernando Estrada Sámano, y aseguró que se mantiene "muy atento" a la evolución de los acontecimientos en esa nación tras la destitución de Fernando Lugo como presidente de Paraguay.

La Secretaría de Relaciones Exteriores precisó en un comunicado divulgado anoche que instruyó al embajador que se traslade a la capital mexicana "con el propósito de realizar consultas".

"La presencia de Estrada Sámano permitirá contar con información de primera mano sobre la situación en Paraguay, a consecuencia del juicio político que llevó a la destitución" de Fernando Lugo como presidente paraguayo, señala la nota.

México está "muy atento" a la evolución de la situación en ese país, al tiempo que realiza consultas con otras naciones de la región "para examinar acciones que puedan contribuir a una solución en un marco de legalidad y concordia", añade.

Otros países de la región como Ecuador, Venezuela, Uruguay, Chile, Colombia y Perú ya han retirado o llamado a sus embajadores, ante lo que consideran el incumplimiento del debido proceso en el juicio al ex obispo, mientras el Mercosur suspendió a Paraguay para su próxima cumbre.

El pasado viernes, el Senado de Paraguay sometió al exmandatario a un juicio político por supuestas fallas en su gestión, tras lo que decidió destituirlo y poner en su lugar al hasta entonces vicepresidente, Federico Franco.