Al menos una treintena de organizaciones defensoras de los animales respaldaron hoy la decisión del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, de suspender las corridas de toros en la plaza Santamaría.

"Su decisión constituye un gran salto en el desarrollo de la ciudad y por tanto un ejemplo a seguir en el resto de municipios de Colombia y en el mundo", señaló una carta que esas organizaciones hicieron llegar a Petro.

Para el representante de la Fundación Resistencia Nacional por una Cultura de Liberación Animal, Carlos Alberto Crespo, la decisión de convertir la Santamaría en un referente cultural y de educación es "admirable".

Agregan, además, que se está dejando atrás el pasado deshonroso de tortura y muerte.

Reafirman su indeclinable compromiso para apoyar todo tipo de acciones que propenden por la abolición de las corridas de toros.

Otro grupo de defensores marchó hoy en Bucaramanga, capital del departamento de Santander (oriente), en rechazo al maltrato animal.

Apoyaron que se acaben las corridas de toros, pues en ellas el "maltrato es evidente" y señalaron que esa manifestación "es contraria", que es "un retroceso a la cultura humanista" para buscar "un mejor planeta".

La decisión del Gobierno bogotano había sido anunciada por Petro desde su campaña a la Alcaldía y también cuando asumió su gestión, el 1 de enero de 2012, en plena temporada taurina.

Colombia, junto a México, Venezuela, Perú y Ecuador, son los países americanos que celebran regularmente temporadas taurinas.

En el caso colombiano, las plazas de Cali, Manizales, Medellín y Bogotá son las que cuentan con la mayor afición.