El estado de salud del nuevo primer ministro griego, Andonis Samarás, que le impedirá viajar a la cumbre europea del próximo jueves y viernes, ha abierto hoy un debate sobre si los líderes de los socios menores de la coalición que apoyan al ejecutivo deberían viajar en su lugar a Bruselas.

La delegación será encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Dimitris Avramópulos, e incluirá al ministro de Finanzas interino, Yorgos Zanias, quien continuará unos días más en el cargo ante la imposibilidad de que Vassilios Rápanos jure como nuevo ministro de Finanzas.

Rápanos se recupera de problemas de salud sufridos el viernes que impidieron que jurara ante Samarás, pero éste debe permanecer en una habitación sin luz durante varios días tras se operado de desprendimiento de retina.

Por ello, el líder del socialdemócrata Pasok, Evangelos Venizelos, ha propuesto que él mismo y el líder de la centroizquierdista Dimar, Fotis Kuvelis, acompañen a la delegación como parte de lo que el llama un "equipo de renegociacion" de los términos del memorándum, según informa hoy el diario 'Ta Nea'.

Según este rotativo, durante la cena oficial de jefes de estado de la cumbre europea el jueves, la delegación de Grecia propondrá la ampliación en dos años del plazo para cumplir los objetivos marcados por el memorándum firmado el pasado marzo, que contempla un préstamo de 130.000 millones de euros a cambio de severas medidas de austeridad.

De hecho, Avramópulos viajará hoy a Bruselas para un encuentro general que servirá de preparación a la cita del miércoles.

Venizelos y Kuvelis visitarán hoy a Samarás en la clínica para preparar la crucial semana, en la que también se espera la formación del nuevo parlamento tras las elecciones del 17 de junio y el inicio del debate de investidura del nuevo gobierno.

Por otra parte, el estado de salud de dos de los principales responsables del nuevo gobierno helénico, ha provocado que la visita de la llamada "troika internacional" a Atenas, prevista para hoy, haya sido pospuesta.