La gobernadora de Arizona, Jan Brewer, afirmó el lunes que la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos sobre la ley estatal de inmigración es una reivindicación para un estado que soporta la peor carga de los problemas fronterizos del país.

El fallo representa una victoria para Arizona, afirmó Brewer en declaraciones a periodistas en Phoenix horas después de que la Corte Suprema ratificó la medida más polémica de esa legislación, aunque anuló otras tres partes polémicas.

Los detractores de la ley cuestionaron la declaración victoriosa de Brewer y señalaron que el veredicto abre la posibilidad de impugnar la ley con otros motivos, como en el delicado tema de la etiquetación racial.

Brewer soslayó las preguntas que ponían en duda el valor de su declaración triunfal.

"Por supuesto que esto no es el final de nuestra andanza", dijo.