Grupos de brasileños protestaron hoy frente a los consulados de Paraguay en Sao Paulo y Río de Janeiro contra la destitución el pasado viernes del hasta entonces presidente de ese país, Fernando Lugo.

Cerca de un centenar de personas vinculadas a movimientos sociales, sindicatos y partidos de izquierda se congregó frente al consulado de Sao Paulo con las banderas de Paraguay y de Brasil para pedir la restitución inmediata de Lugo en el poder.

"Es necesario que los Gobiernos, los movimientos sindicales y sociales, además de las fuerzas políticas democráticas paraguayas, brasileiras y suramericanas, se movilicen", señaló en un comunicado la Força Sindical, una de las principales centrales obreras de Brasil.

Lugo fue destituido el viernes de su cargo, después de que el Senado de este país lo declarara "culpable" de mal desempeño en sus funciones.

En Río de Janeiro, unas 40 personas, también con banderas y pancartas a favor de Lugo se manifestaron frente al consulado paraguayo, situado frente a la avenida Praia de Botafogo.

Pancartas con frases como "Fuerza hermanos. América Latina unida siempre", "Basta de golpes en América Latina" o "No pasarán" fueron exhibidas por los manifestantes, cuya protesta fue pacífica y vigilada de cerca por la Policía.

El exobispo católico fue reemplazado por el vicepresidente, Federico Franco, al que los gobiernos de Argentina, Ecuador, Bolivia y Venezuela anunciaron que no reconocen por considerar que ha llegado a la Presidencia mediante un "golpe de Estado".

El Gobierno brasileño, por su parte, condenó el sábado la destitución de Lugo y llamó a consultas a su embajador en Asunción, además de anunciar que evalúa junto con sus socios del Mercosur y de la Unasur las medidas para hacer frente a la "ruptura del orden democrático" en el país vecino.