Aunque Alejandro Sanz trata de no mezclar su vida personal con su carrera artística, el cantautor español reconoce que la felicidad por su reciente matrimonio con Raquel Perera y el nacimiento de su hijo Dylan inevitablemente se refleja en sus canciones.

"La verdad es que en mi vida ahora mismo estoy feliz y contento, y eso se tiene que reflejar en el trabajo", dijo Sanz en entrevista telefónica desde España el lunes, el día del lanzamiento de "No me compares", el primer sencillo de su próximo disco.

"No hay una canción específica, pero sí está la sensación de felicidad y todo el positivismo que se refleja en las canciones" del disco, su primero bajo el sello Universal Music, que se publicará a finales de año bajo el título "La música no se toca".

A pesar de que el video oficial de "No me compares", que ya se encuentra en la primera posición de las listas de iTunes en 16 países, será presentado el viernes, el artista quiso que sus fans hicieran parte de este lanzamiento.

Por esta razón, presentó en su página web y en su canal oficial de YouTube un video montado con escenas enviadas por sus admiradores, tras un concurso denominado "Viene del Aire".

En el concurso, Sanz retaba a sus fans a adivinar el título de su nuevo disco con un "juego del ahorcado". Los participantes debían escribir el título que se imaginaban sobre un avión de papel y grabarse lanzándolo al aire. Durante 15 días, cerca de 70 mil usuarios visitaron el sitio del concurso y se recibieron más de 700 videos.

"Queríamos hacer toda esta acción con los fans para que pudieran estar de alguna manera presentes en el lanzamiento", dijo Sanz, quien cuenta con más de 6 millones de seguidores en la red social Twitter y 2 millones en Facebook.

"La música no se toca" es también el título de una de sus canciones en la nueva producción, con la cual Sanz quiso reflejar la fortaleza de ese arte en el mundo.

"Hay muchas cosas que son negociables, excepto la música en sí. Se puede hablar de lo que sea, se puede negociar, todo se puede debatir y pueden cambiar mil cosas. Pero la música no se toca", expresó.

El proceso de composición para su nuevo trabajo discográfico lo inició en Miami en 2011 y lo concluyó en México, donde vivió tres meses durante la grabación del programa "La Voz México". Inmediatamente después comenzó a trabajar con el productor colombiano Julio Reyes, ganador de dos premios Grammy y nueve premios ASCAP.

"Con Julio hemos hecho un tándem de trabajo fantástico. He encontrado el productor para hacer muchos discos porque es un productor que tiene formación clásica, lo que para mí es muy importante a la hora de armonizar y de llenar los espacios dentro de lo que son los arreglos", dijo Sanz.

Sanz, que durante su carrera ha vendido más de 22 millones de discos, dijo que se utilizaron instrumentos tradicionales de la música de los 70 y 80 para crear un "sabor posmoderno" que rindiera homenaje a esa época.

___

En internet:

www.alejandrosanz.com/