Veinticinco inmigrantes irregulares, todos argelinos, se fugaron del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la provincia española de Murcia (sureste) tras un violento ataque a cuatro policías nacionales que les custodiaban.

La Policía española informó hoy a Efe de los hechos, ocurridos a última hora de la tarde de este sábado, cuando unos 30 inmigrantes, de forma organizada, atacaron a los agentes con mangueras, extintores y otros útiles del centro en el momento en que eran trasladados a los aseos desde un salón común.

Los amotinados, según la Policía, son todos varones de nacionalidad argelina, llegaron a España en patera y estaban en el CIE a la espera de su repatriación.

Durante el ataque golpearon a los policías, pulverizaron el contenido de varios extintores para aumentar el caos en el centro y consiguieron fugarse de allí una vez que salieron del edificio central y saltaron la valla.

Los cuatro agentes, que resultaron heridos de consideración, pidieron refuerzos pero no pudieron evitar la fuga, y fueron trasladados a un hospital de Murcia para que les asistieran de sus heridas.

La Policía detuvo desde el momento de los hechos a quince de los fugados, algunos de los cuales también resultaron heridos por daños sufridos al saltar la valla, y estableció un amplio dispositivo de búsqueda para arrestar a los diez que continúan en paradero desconocido.

Según las fuentes, en el Centro de Internamiento de Extranjeros hay en la actualidad un total de 115 inmigrantes irregulares a la espera de ser devueltos a sus países de origen.