Los médicos reportaron el domingo tendencias de mejora del vicepresidente colombiano Angelino Garzón por primera vez desde que sufrió un accidente cerebro-vascular isquémico, por el cual permanece internado en una clínica.

El alto funcionario "continúa en un proceso de monitoreo neurológico estricto en la Unidad de Cuidado Intensivo, estable clínicamente y con tendencia a la mejoría", asegura en un comunicado la clínica Reina Sofía, en el norte de Bogotá.

Garzón, de 65 años, fue internado el 14 de junio en este centro de salud debido a una infección urológica y de la cual no tuvo complicaciones, pero el lunes, mientras estaba internado, sufrió un accidente cerebro vascular isquémico, que es un taponamiento de las arterias que nutren el cerebro.

La clínica advirtió en el comunicado que "la evolución de esta condición clínica suele ser lenta".

La hospitalización de Garzón fue la segunda desde el 2010, cuando a los dos días de jurar al cargo junto con el presidente Juan Manuel Santos el 7 de agosto de aquel año, sufrió una angina de pecho y fue operado a corazón abierto para colocarle cinco puentes coronarios.