Los policías bolivianos de rangos bajos que están amotinados desde el jueves rechazaron un acuerdo firmado hoy por sus superiores y el Gobierno de Evo Morales y mantienen sus protestas en reivindicación de mejores salarios.

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, y un representante de los policías, Edgar Ramos, firmaron esta madrugada un convenio tras negociar toda la noche, pero los agentes rechazaron el documento y anunciaron que seguirán amotinados hasta lograr que su subida salarial sea similar a la de las Fuerzas Armadas.