Miles de neoyorquinos celebraron hoy en las calles de la Gran Manzana el primer aniversario de la aprobación en este estado de los matrimonios entre personas del mismo sexo, con un desfile que contó con la presencia de la cantante Cyndi Lauper.

Por la Quinta Avenida de Nueva York desfilaron miles de personas para participar en esa ya tradicional marcha del orgullo gay, que este año se celebró bajo el lema de "comparte el amor", y en el que muchos de sus participantes portaban la bandera arcoiris y pancartas recordando ese aniversario.

La intérprete de éxitos musicales como "Girls Just Want to Have Fun" fue elegida para ser la madrina de esta marcha, junto al presidente de la marca de cosméticos Kiehl, Chris Salgardo.

A ellos se unieron Phyllis Siegel, de 77 años, y Connie Kopelov, de 85, que en 2011 fueron las primeras residentes de Manhattan en contraer matrimonio, una vez que la Asamblea Legislativa dio luz verde a que en el estado de Nueva York fueran autorizadas las bodas entre personas del mismo sexo.

También participaron el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo; el alcalde de la Gran Manzana, Michael Bloomberg, y la portavoz municipal, Christine Quinn, acompañada de su esposa, con la que contrajo matrimonio en mayo pasado, al igual que otros políticos locales y estatales.

"Nueva York es un lugar en el que se puede hacer lo que uno quiere", dijo el alcalde neoyorquino al inicio de ese multicolor desfile, al tiempo que aseguró que su mensaje para el resto del país es que "el gobierno debería quedarse fuera de la vida personal de cada uno".

El desfile del orgullo gay se celebra en Nueva York cada año desde 1970, cuando se decidió conmemorar con una manifestación el primer aniversario de las protestas por la redada del Stonewall Inn, donde empezó el movimiento para reclamar la igualdad de derechos para los homosexuales.

En 1969, la Policía neoyorquina practicó múltiples detenciones en el Stonewall, un bar por entonces ilegal del barrio Greenwich Village, en Manhattan, donde se reunía con discreción buena parte de la comunidad homosexual de la ciudad.

"Desde entonces, esa marcha se ha convertido en una manifestación anual en favor de los derechos civiles", dijeron los organizadores del desfile, al tiempo que añadieron que el objetivo se fue ampliando hasta incluir "la lucha contra el sida y recordar a los que fallecieron por enfermedad, violencia o negligencia".