Algunos equipos se quiebran frente a la Roja, pero Portugal no.

El campeón España llegó invicto a las semifinales de la Eurocopa, con triunfos constantes salvo un empate 1-1 frente a Italia en el primer partido de ambos en el torneo. El técnico Vicente del Bosque ha variado su estrategia, ya sea con seis hombres en el mediocampo o un atacante solitario, en parte para desconcertar a los rivales.

Eso ha obligado a algunos equipos — el más reciente de ellos Francia en su derrota de 2-0 ante los españoles en cuartos de final — a tratar de ajustarse a sus estrategias.

Pero los portugueses hacen caso omiso de esos cambios y consideran que la clave para ganar el partido de semifinales del miércoles ante España es sencilla: ser ellos mismos.

"Tenemos que mantenernos unidos como lo hemos estado hasta ahora, y tenemos que ser nosotros mismos y no modificar la forma en que jugamos sólo porque vamos a enfrentar a los actuales campeones del mundo y de Europa", afirmó el zaguero Joao Pereira.

"Cuando tengamos que tomar el control del juego lo haremos, y presionaremos cuando tengamos que presionar. Vamos a jugar nuestro juego y trataremos de atacar, a pesar de todo el respeto que le tenemos a España", agregó.

Ese ataque será encabezado por Cristiano Ronaldo, que de nuevo ha mostrado una forma óptima tras no lograr anotar en los primeros dos partidos de Portugal en el torneo. Desde entonces el astro del Real Madrid ya volvió a encontrar su toque goleador al anotar dos dianas frente a Holanda y una más ante la República Checa para poner a los lusitanos en las semifinales.

En Polonia y Ucrania, Cristiano por fin tuvo el desempeño — y los goles — para su selección nacional que desde hace años lo han colocado como uno de los mejores jugadores del mundo.

El capitán de Portugal registró esas actuaciones destacadas en la Euro después de que sólo logró anotar un gol en cada uno de los últimos tres torneos importantes en los que ha participado: los mundiales de 2006 y 2010 y la Eurocopa de 2008.

Sus desempeños en la Euro de este año han ido muy lejos para apuntalar su reputación con el seleccionado de su país, y probablemente silenciará definitivamente a sus críticos si conduce a Portugal a la victoria sobre España.

Para Cristiano sería muy gratificante eliminar a la selección española, en la que militan cinco de sus compañeros en el Real Madrid, entre ellos Iker Casillas, Sergio Ramos y Xabi Alonso.