El Dalai Lama visitó hoy las zonas afectadas por los terremotos en Emilia Romagna del 20 y 29 de mayo y que dejaron 26 víctimas y cerca de 15.000 personas sin hogar.

El líder espiritual tibetano en exilio se detuvo en el campamento para los evacuados creado por la Protección Civil en la pequeña localidad de Mirandola, cuyo centro histórico quedó completamente destrozado por los seísmos.

Cientos de personas se citaron en Mirandola para poder saludar al líder religioso, quien les animó a "ser determinados y a mirar al futuro" pues solo así podrán tener "la fuerza de seguir adelante y construir una nueva casa".

"He visto las casas y fábricas destrozadas llegando hasta aquí. Es un desastre. He rezado por todos vosotros cuando supe lo del terremoto", dijo el Dalai Lama, quien recordó que siempre ha instado a "mirar al futuro" en sus visita a otras zonas que han sido destrozadas por calamidades naturales, como el último terremoto y tsunami de Japón.

El Dalai Lama también anunció que no venía "con las manos vacías" e hizo una donación de 50.000 euros para los damnificados que se suma a otra de la misma cantidad que hizo el pasado mes de mayo.

El próximo martes, también el papa Benedicto XVI viajará hasta Rovereto di Novi, una de las localidades más afectadas por el terremoto, y allí se encontrará con algunos damnificados y con autoridades civiles y eclesiásticas y regresará esa misma mañana.