La Casa Blanca felicitó hoy al islamista Mohamed Mursi tras su proclamación como nuevo presidente de Egipto y confió que formará un gobierno "basado en el respeto mutuo", al tiempo que subrayó el hito democrático logrado por el pueblo egipcio.

"Esperamos poder trabajar con el presidente electo Mursi y el gobierno que forme, en las bases del respeto mutuo, para que se avance en los intereses compartidos entre Egipto y EE.UU.", indicó el comunicado de la Casa Blanca, emitido poco después de que la Comisión Electoral egipcia proclamara al líder de los Hermanos Musulmanes vencedor de los comicios tras una tensa espera.

Estados Unidos, aliado de Egipto e importante fuente de ayuda militar a El Cairo, pidió a Mursi " que avance en este momento histórico hacia la unidad teniendo en cuenta a todos las partes en la formación de un nuevo gobierno", sin olvidar el respeto a la minorías religiosas, como los coptos.

Washington también quiso "elogiar a la Comisión Electoral Presidencial y al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas por apoyar unas elecciones libres y justas".

"Creemos que es esencial para el Gobierno egipcio continuar manteniendo el papel de pilar en la paz, seguridad y estabilidad en la región", asegura el comunicado de la Casa Blanca.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, también reconoció "el hito en la transición democrática" del pueblo egipcio, a quien aseguro que apoyará en sus aspiraciones por que se hagan realidad las promesas de la revolución que acabo con el régimen de Hosni Mubarak a comienzos de 2011.