Con un penal agónico convertido por Federico Fernández, la selección argentina de balonmano se consagró bicampeón panamericano tras vencer por 22-21 a Brasil en la final disputada en el Polideportivo de Almirante Brown, en Buenos Aires.

El conjunto argentino ya había conseguido el título hace dos años en la última edición de este torneo Panamericano, venciendo en la final también a Brasil por 28-27, en Santiago de Chile.

El equipo albiceleste rubricó su gran momento y su supremacía continental que lo llevará, por primera vez, a ser el representante americano en los próximos Juegos Olímpicos de Londres.

Tras esta final, y con quince ediciones disputadas, Cuba sigue siendo el dominador histórico del medallero con ocho torneos ganados, Argentina ahora totaliza cinco y Brasil se quedó con los dos restantes.

"Esta fue la última vez que pude jugar por los puntos en mi país. Agradezco a Dios toda esta carrera deportiva y, si Dios quiere, me retiraré en un mes cumpliendo lo que siempre soñé: jugar en un Juego Olímpico", expresó el capitán Andrés Kogovsek tras el festejo con sus compañeros.

El entrenador albiceleste, Eduardo Gallardo agregó: "Estos partidos se ganan así, con mucho nerviosismo. Fue una final increíble y un gran impulso anímico para llegar a Londres. No podíamos dejar de ganar el torneo en casa previo al sueño olímpico".

Tanto Argentina como Brasil ya habían garantizado su lugar en el próximo Mundial de Balonmano, que se disputará entre el 11 y el 27 de enero próximo en cinco ciudades de España.

A continuación, en el partido por el tercer puesto de este Panamericano, Chile y Uruguay definirán el último lugar disponible por América para la cita mundialista del año próximo.

Ayer, en el duelo por el quinto lugar de este Panamericano, Groenlandia había vencido 38-19 a Paraguay.

Por su parte, a primera hora Estados Unidos venció 33-17 a México y se quedó con el séptimo puesto del campeonato, octavo fue Venezuela y los 'aztecas' ocuparon el último lugar.