La aprobación del presidente de Perú, Ollanta Humala, descendió en 8 puntos porcentuales hasta llegar a un 41 %, mientras que su desaprobación subió a 53 %, 9 más que el mes anterior, según una encuesta nacional urbana dada a conocer hoy y elaborada para el diario La República.

El sondeo de la firma GFK indica que siguen siendo los sectores con mayor poder adquisitivo los que le brindan un mayor respaldo a Humala, aunque éste ha bajado en relación a encuestas de meses anteriores.

Según el gerente de GFK, Hernán Chaparro, "Lima es la que todavía sostiene el nivel de popularidad" del gobernante porque en el interior del país "solo un 35 % aprueba la gestión presidencial".

Las principales razones por las que los encuestados apoyan a Humala es porque hace una buena gestión para mejorar el país (47 %), trabaja en programas sociales para los pobres (45 %) y está cumpliendo sus promesas (42 %).

Los factores de su desaprobación son que no cumple con sus promesas (71 %), que hay corrupción en su Gobierno (46 %) y que no combate la inseguridad ciudadana (45 %).

Las relaciones internacionales (33 %) y el desarrollo de programas sociales para los pobres (29 %) figuran entre los principales logros de la gestión de Humala, mientras que sus aspectos peor evaluados son la lucha contra la delincuencia (55 %), el terrorismo (52 %), el narcotráfico (51 %) y la corrupción en el Estado (45 %).

La esposa de Humala, Nadine Heredia, uno de los personajes más cercanos de su entorno político, goza de una aprobación de un 57 %, la cual cayó 4 puntos porcentuales en relación con una encuesta del mes anterior, y tiene una desaprobación de un 34 %.

Un 75 % de los encuestados coincide en que el presidente debe viajar a las zonas donde existen conflictos socioambientales por el desarrollo de actividades mineras para negociar una solución, como es el caso de la provincia de Espinar y de la región Cajamarca.

Para el sociólogo Aldo Panfichi, "el mandato que surge de la encuesta es una urgencia de dar un golpe de timón en la conducción gubernamental".

"El 60 % dice que el Perú está igual y esto, para un Gobierno que ganó encarnando las aspiraciones de cambio, es bastante preocupante", enfatizó Panfichi.

La encuesta se realizó a una muestra de 1.450 personas, con una confiabilidad del 95 % y un margen de error del 2,6 %.