Amnistía Internacional instó hoy a las autoridades chilenas a respetar los derechos de los pueblos indígenas y expresó su preocupación por las denuncias de casos de violencia policial en allanamientos en comunidades mapuches en el sur de Chile.

En un comunicado difundido hoy con motivo del Día Nacional de los Pueblos Indígenas, la organización defensora de los derechos humanos indicó que ha empezado a solicitar información para saber cómo las autoridades están investigando las denuncias recibidas.

"Sólo durante el año 2012, hemos recibido información de diferentes fuentes denunciando diversas formas de violencia policial en el contexto de dichos allanamientos, que dan cuenta de que se estarían produciendo a lo menos una vez al mes", dijo la directora de AI Chile, Ana Piquer.

La mayoría de los allanamientos se producen en la comuna de Arcilla, en la sureña región de la Araucanía, donde se concentra la comunidad mapuche.

Los mapuches, que son la principal etnia chilena, mantienen desde los años 90 una lucha por recuperar las tierras que consideran ancestrales y que actualmente son propiedad de latifundistas o empresas forestales.

Muchos de sus miembros viven en pequeñas comunidades rurales dedicadas a la agricultura y ganadería y padecen elevados índices de pobreza.

Amnistía Internacional asegura que ha recibido denuncias de detenciones arbitrarias, golpizas, uso de gases lacrimógenos al interior de las viviendas y disparos con balines de goma y metal en los allanamientos.

Por eso, la organización pide al Gobierno chileno que estos hechos no queden impunes.

"Es imprescindible que denuncias tan graves como éstas se investiguen de manera independiente e imparcial y que quienes resulten responsables sean llevados ante la justicia", señaló Piquer.

Amnistía Internacional reiteró su petición de avanzar en la dilatada reforma de la Justicia Militar, para que los abusos cometidos por la policía sean juzgados por tribunales civiles y no militares.