Miles de "indignados" israelíes salieron a la calle esta noche en Tel Aviv en una protesta social en la que se registraron varios actos violentos y que acabó con más de veinte detenidos.

Alrededor de 6.500 personas salieron a la calle para protestar contra la detención ayer de Dafni Leef, una de las líderes del movimiento de protesta que tomó las calles del país el pasado verano en la mayor movilización social registrada en la historia de Israel, informó el diario Haaretz en su versión digital.

La activista fue detenida junto a otras once personas el viernes cuando decenas de indignados trataban de levantar en el bulevar Rothschild tiendas de campaña, símbolo de las macro-manifestaciones del pasado año.

Una veintena de activistas atacaron una sucursal del banco Discount y otro grupo atacó una oficina del banco Hapoalim, mientras que otros rompieron escaparates, derribaron contenedores y lanzaron huevos contra la fachada del Ayuntamiento de Tel Aviv.

También se registraron peleas entre activistas y enfrentamientos violentos entre estos y las fuerzas policiales, informó el diario Yediot Aharonot.

Más de veinte manifestantes fueron detenidos por la Policía y varios activistas denunciaron a los medios malos tratos por parte de los agentes.