"Humildad y fortaleza". "Never give up". Ambos recordatorios, escritos a mano con rotulador negro sobre la franja blanca de la bandera tricolor que cuelga de un diminuto despacho en el camión del equipo Sauber fueron allí dispuestos por Sergio Pérez.

El joven y descarado piloto mexicano, que llegó tercero en el último Gran Premio de Canadá, causa sensación en el actual mundial de la Fórmula Uno.

Noveno clasificado en el campeonato, un puesto por delante del venezolano Pastor Maldonado, Pérez irradia la confianza propia de sus 22 años y una personalidad fuerte que le ha permitido sobreponerse a la etiqueta de "piloto de pago" alusiva al apoyo del multimillonario Carlos Slim.

La directiva de Sauber, Monisha Kaltenborn, tuvo claro desde el inicio que Pérez apuntaba alto "por su carácter asertivo y su innata rapidez. Recibimos críticas cuando le fichamos, pero él respondió en la pista sin vacilar porque sabe lo bueno que es, y sus dos podios esta temporada lo avalan".

La admiración sobrepasa los límites del equipo.

Su colega de HRT, Pedro Martínez de la Rosa, un veterano de 41 años, opina que "Maldonado y Pérez son el futuro de la Fórmula Uno. Sergio es más fino en la conducción y corrige el coche constantemente en las curvas, como (el piloto finlandés de Lotus) Kimi Raikkonen. Es brillante, efectivo y muy rápido".

En esta ocasión, el nativo de Guadalajara tira de jerarquía para trasladar la entrevista desde la habitual sala de visitas a un despacho abarrotado de cajas y piezas mecánicas, pero dotado de aire refrigerado. "Tengo calor", espeta ante la insistencia de la responsable de prensa y en complicidad con un mecánico atareado.

Y desde su refugio conversa, destornillador en mano, ajustando el volante de su monoplaza, cual zapatero a sus zapatos.

"Cuando quieras...".

Associated Press (AP): ¿Cómo valora su temporada?

Sergio Pérez (SP): Estoy muy contento. Hemos tenido altibajos que nos han quitado buenos resultados pero el potencial está allí, el coche responde y yo cada vez me encuentro mejor en la F1.

AP: ¿Qué falta mejorar?

SP: La parte trasera del coche no está todavía al nivel deseado y nos hemos tenido que concentrar mucho en ese apartado para subir el rendimiento.

AP: ¿En qué nota su evolución como piloto?

SP: La experiencia es básica. Puedo llevar al equipo en una nueva dirección y, el domingo, sacarlo de problemas que tengamos durante el fin de semana. Mis ganas de aprender aumentan a cada Gran Premio.

AP: ¿Queda más margen en la preparación del coche que la conducción?

SP: Obvio que la conducción también, pero eso viene automáticamente cuando tienes un coche competitivo. Tengo que trabajar en la preparación, pero voy muy bien y me siento satisfecho de las carreras que he tenido.

AP: ¿Cuál era el objetivo al principio de temporada?

SP: Consolidarme en F1.

AP: ¿Le satisfacen sus dos podios?

SP: He demostrado que tengo el potencial para hacer bien las cosas y eso era lo más importante para mí. Siete ganadores distintos en siete carreras este año.

AP: ¿En Valencia le toca?

SP: Sé que viene un fin de semana complicado pero me encantaría. ¿Por qué no? (nota: Pérez largará 15to luego de la clasificación del sábado).

AP: ¿Tiene sensaciones especiales antes de cada Gran Premio?

SP: Sí. Pero siempre te falla. A veces te sientes muy seguro y no se te da ni en los entrenamientos. Es relativo.

AP: En carrera ha funcionado, pero la clasificación le está costando.

SP: Cierto. Le estamos poniendo énfasis para poder partir de mejores lugares.

AP: Slim dijo recientemente que lo veía ganando un mundial. ¿Valora su confianza?

SP: Es alguien muy sincero, que sabe mucho de deporte y, si lo dice, es porque lo siente. Tenemos una gran relación. Eso me motiva.

AP: ¿También le critica?

SP: También. Toda la vida me ha hablado con la verdad por delante.

AP: ¿Siente presión por llegar a ser el primer campeón mexicano?

SP: Al contrario. Motivación de hacer historia en mi deporte.

AP: Slim lo abandera para promocionar un potencial Gran Premio en México. ¿Es importante mejorar la imagen del país?

SP: México tiene muy mala reputación por todo lo que está pasando en los últimos años, pero me siento orgulloso de vivir en un país tan hermoso al que siempre quiero regresar, con tanta gente con buen corazón que siempre me ha tratado con cariño.

AP: ¿Qué es lo primero que hace cuando vuelve?

SP: Trabajar, seguramente.

AP: ¿Trabajar?

SP: Siempre que regreso tengo chamba (trabajo) y, cuando me relajo, lo hago como haría cualquier joven de mi edad.

AP: ¿Qué es lo que más echa de menos?

SP: Extraño a mi familia y mis amigos. Cada piloto es diferente, pero yo me concentro mejor cuando estoy con los míos, en casa.

AP: ¿Y la comida?

SP: Menos. Me fui a los 15 años a Alemania y siempre comí bien allá donde fui, así que estoy acostumbrado.

AP: ¿Costó ese cambio?

SP: Sufrí bastante. Todo era distinto. No fue nada fácil

AP: Realizó test con Ferrari a principios de temporada. ¿Tiene una espina clavada?

SP: En Sauber tengo una oportunidad increíble, y tanto en Valencia el año pasado como este en Canadá he demostrado que puedo ser un piloto de primer nivel. Me siento con mucha confianza: sé que el día que tenga un carro competitivo puedo pelearle a cualquiera.

AP: El oficial de Ferrari, Luca Baldisserri, comentó recientemente que su estilo era demasiado agresivo. ¿Está de acuerdo?

SP: Respeto mucho su opinión pero, si repasa toda la temporada, verá que no he cometido ni un solo error. Todos los problemas que hemos tenido han sido por circunstancias ajenas a mí. Desde fuera se ve diferente, pero en pista hay que ser agresivo.

AP: ¿Maldonado también lo es?

SP: Es buen piloto, y muy rápido. Puede hacer buenas carreras como en Barcelona, cuando ganó. Lo conozco desde la GP2 y no tenemos ningún tipo de problema.

AP: ¿Cuál es su secreto para desgastar tan poco los neumáticos?

SP: Yo creo que el coche este año degrada más que el año anterior, pero vamos mejorando.

AP: ¿Le cuesta desconectar lejos del paddock?

SP: Puedo llevar una vida tranquila fuera de las pistas. Con mis prioridades en mente, pero siendo también capaz de pensar en otras cosas.

AP: ¿En qué piensa cuando pilota?

SP: Siempre vas tan ocupado que es fácil concentrarte, pero puedes pensar desde en tu novia hasta en cómo va la estrategia. Yo pienso en todo, hasta las cosas más tontas.

AP: ¿Sigue algún ritual previo?

SP: Escucho pop latino para relajarme y boxeo un poco para activarme. Soy poco supersticioso.

AP: ¿Religioso?

SP: Mucho. En la parte derecha del coche siempre llevo una estampita del Cristo de los Milagros.

AP: Recomiende una película de motor.

SP: El documental de Ayrton Senna.

AP: ¿Y Top Gun no le gusta?

SP: No va conmigo.

AP: ¿Se reconoce en las comparaciones con Fernando Alonso?

SP: Cada piloto tiene su estilo. El es de los más completos que hay. Que me comparen con él es un orgullo.

AP: También ha sonado como recambio de Felipe Massa, su compañero en Ferrari al que supera en la clasificación. ¿Lo mira de reojo?

SP: No. Quiero ganarle. Como a Alonso. Quiero ganar a todos.